LOGOESTIMULO
granjero chino homeestimulocoaching, Coaching, Proceso cambio personal, Autoayuda, Desarrollo personal, Crecimiento personal, Autoconocimiento, Entrenador personal, Life coaching, Estímulo, Sesión gratuita, Proceso Coaching, Objetivos personales, Cambio, problemas personales, Ayuda, crecimiento,
estimulocoaching, Coaching, Proceso cambio personal, Autoayuda, Desarrollo personal, Crecimiento personal, Autoconocimiento, Entrenador personal, Life coaching, Estímulo, Sesión gratuita, Proceso Coaching, Objetivos personales, Cambio, problemas personales, Ayuda, crecimiento,
SESIÓN GRATUITACOACHING
BOTON ESTIMULO
TESTIMONIO


política de privacidad
| contacto

para vidas cotidianas

 

CUENTO DEL GRANJERO CHINO

El hijo de un viejo granjero chino deja la verja del establo abierta y su caballo se escapa. Ahora no tiene nada; es un completo indigente. Todos sus vecinos le dicen “Qué mala suerte la tuya”. El dice: “Puede ser, puede ser”.

Al día siguiente el caballo vuelve al establo encabezando a un grupo de dieciséis caballos salvajes que le siguieron desde las montañas. El hijo cierra la verja del establo, y ahora el granjero tiene diecisiete caballos y se convierte en el hombre más rico del pueblo. Entonces todos los vecinos le dicen: “Parece que al final fue un golpe de suerte que el caballo se haya escapado”. El dice: “Puede ser, puede ser”.

Al día siguiente su hijo intenta domar a uno de los caballos. El caballo le tira y se rompe una pierna. Ahora no puede ayudar a su padre con la granja. El invierno se acerca y el anciano se encuentra con un serio problema. Todos los vecinos vuelven otra vez y le dicen: “!Oh! en el fondo fue un error. Ahora tienes los caballos pero no tienes a tu hijo para que te ayude, y ésta es una situación terrible”. El padre respondió: “Puede ser, puede ser”.

Al día siguiente aparece el ejército y recluta a todos los jóvenes del pueblo para luchar en una guerra suicida. Es posible que ninguno de ellos regrese a casa. Sin embargo no reclutan al hijo del granjero porque tiene la pierna rota. Así que los vecinos vuelven a comentar la buena suerte que ha tenido. Nuevamente el granjero contestó: “Puede ser, puede ser”.